Republica Dominicana
  • Está aquí:  
  • Inicio /
  • Noticias /
  • Palabras de la primera dama Cándida Montilla de Medina Premios Madre Ejemplar 2019

Palabras de la primera dama Cándida Montilla de Medina Premios Madre Ejemplar 2019

Palabras de la primera dama Cándida Montilla de Medina Premios Madre Ejemplar 2019

Durante siete años consecutivos, el Despacho de la Primera Dama ha rendido homenaje a las madres, mujeres que todo lo merecen porque, día tras día, dan a los suyos todo lo que ellas son.

En este mundo de hoy, en el que las mujeres, a fuerza de tesón, abren anchas puertas a su realización como personas y como ciudadanas, la maternidad cobra nuevos matices y presenta nuevos desafíos.

Cada una de ustedes ha vivido la maternidad de manera diferente. Pero cualesquiera que hayan sido las circunstancias, la maternidad tiene un signo común: el amor que se prodiga para hacer de nuestros hijos e hijas, personas capaces de enfrentar el mundo con una visión constructiva y responsable.

La madre puede ser ama de casa o profesional, trabajadora por cuenta propia o trabajadora industrial, dependiente de comercio o maestra, empleada doméstica o ejecutiva. Soltera o casada. Ni su oficio ni su condición determinan la calidad de su  maternidad porque en el corazón de cada una los hijos y las hijas ocupan un lugar preferente e insustituible.

Para entender la dimensión de la maternidad, que no es siempre un lecho de rosas, pensemos tan solo en esas mujeres que sin apoyo del padre bregan de sol a sol por el bienestar físico y emocional de su prole.

Según los datos censales, el 37.5% de los hogares del país están dirigidos por mujeres solas. Son más numerosas en el duro entorno de las ciudades que en las zonas rurales, y en cada caso sus hogares ingresan menos recursos económicos que el resto.

Solo la fuerza que da el amor hace posible para ellas el placer cotidiano de la sonrisa, de la alegría de ver crecer a sus criaturas, de contemplar cómo van haciéndose hombres y mujeres, cómo van progresando en el camino hacia sus metas vitales.

Pero lo mismo sienten aquellas madres a las que la vida les ha permitido contar con el apoyo del padre en esa tarea satisfactoria, pero siempre ardua, de levantar y consolidar una familia.

Y así sucede porque el amor maternal está más allá de las particulares circunstancias y se erige en un valor que da sentido pleno a la vida. El papa Francisco, que con tanta sabiduría y ternura ha hablado con frecuencia de las madres, lo dice con estas palabras:  

“Una sociedad sin madres sería una sociedad inhumana, porque las madres siempre saben testimoniar, incluso en los peores momentos, la ternura, la dedicación, la fuerza moral”.

Ustedes, queridas madres, elegidas para representar las 31 provincias y el Distrito Nacional, compendian y representan los valores de todas y cada una de las mujeres que en el país han hecho de la maternidad un ejemplo de amor responsable.

El Despacho de la Primera Dama las reconoce hoy como lo que son:  madres ejemplares. Una será elegida Gran Madre Ejemplar, porque así lo señalan las reglas del reconocimiento.

Pero sepan que todas ustedes aquí presentes, y los cientos de miles que no están, se han ganado la máxima categoría de este y cualquier otro reconocimiento.

Un abrazo muy fuerte y que Dios las siga bendiciendo.



Comparte y comenta





Tamaño letra

Contraste

Otros